¿A qué edad somos más felices?

La felicidad, en su semántica, es un término ambiguo y subjetivo, ya que los motivos de esta dicha difieren mucho de unas personas a otras. No obstante, y lo primero de todo, si queremos experimentar de verdad lo que significa ser felices y sentir plenitud en nuestras vidas, quizás debamos entender qué es la felicidad.

La felicidad es un estado electrizante y maravilloso que nos embriaga y nos colma de una profunda satisfacción interna, esa que puede producirte el hecho de conocer a una persona maravillosa o el hecho de conseguir el sueño de una casa en el campo. Dicen que no existe ese estado para toda la vida, sino que más bien se trata de estados efímeros de dicha o felicidad, o más bien momentos de equilibrio en los que la calma y la serenidad ya son en sí estados felices para una persona.

El cómo de la felicidad

Sea como fuere, la felicidad es un estado propio del ser humano que ha sido muy estudiado desde las ramas de la psicología, la teología, la filosofía, pero también muy analizado por parte de politólogos y economistas.

Sin embargo, y desde el punto de vista de la psicología positivala felicidad se trata de un estado de bienestar que abarca vivir una buena vida, de goce y disfrute, una vida con un sentido de significado y propósito, acompañada de una profunda satisfacción.

Sonja Lyubomirsky, en su libro The How of Happiness, (El cómo de la felicidad), habla de ella como una experiencia de alegría, satisfacción o bienestar positivo, combinada con la sensación de que la vida de uno es buena, significativa y valiosa.

Y es que, alcanzar la felicidad es en cierto modo un estado de búsqueda hacia aquello que nos da placer y nos proporciona ese ansiado bienestar, de ahí que sea un término bastante subjetivo y distinto para cada uno de nosotros.

PUBLICADO EN LA MENTE ES MARAVILLOSA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: