Cómo superar el sentimiento de soledad conectando con los demás

Estar solo no es lo mismo que sentirse solo

Empecemos definiendo el problema: ¿qué es el sentimiento de soledad? En este caso, hablamos de un conjunto de emociones y sentimientos de carácter negativo (esto es, asociados al displacer) que se mantienen de manera persistente en el día a día de una persona y tienen que ver con su insatisfacción con la calidad y/o cantidad de relaciones personales emocionalmente significativas. Es decir, que aunque en ciertas situaciones puntuales podamos “sentirnos solos” (como por ejemplo, al ir por la mañana a meditar a un bosque), en este caso hablamos de una experiencia que da forma a cómo una persona experimenta su vida en su globalidad, y que le produce malestar.

Así pues, cabe destacar que sentirse solo o es lo mismo que estar solo, si con no rodearse de muchas personas de manera frecuente. Hay quienes son perfectamente felices sin apenas relacionarse con otros seres humanos, y hay quienes se sienten solos a pesar de ser muy populares. El criterio principal para delimitar lo que es sentirse solo lo aporta uno mismo, y es único en cada individuo.

Así pues, llegamos a l conclusión de que si bien estar solo no tiene por qué ser siempre negativo, sentirse solo es, por lo general, un problema que produce un nivel mayor o menor de insatisfacción. Veamos qué hacer para ponerle remedio.

¿Qué hacer ante el sentimiento de soledad?

Estas son varias ideas clave a tener en mente para afrontar el sentimiento de soledad.

1. Tomarse el problema como lo que es

Muchas personas que sufren a causa del sentimiento de soledad caen en la trampa de creer que esa es la forma de vida a la que están condenadas, algo irremediable y que tiene que ver con su identidad y su forma de ser. Visto con perspectiva resulta irracional, pero hay que tener en cuenta que tras muchas experiencias pasadas en las que se ha sentido frustración, decepción, tristeza y en definitiva insatisfacción con las relaciones personales, es “fácil” dejarse llevar por esta idea.

Así pues, lo primero que hay que hacer para superar el sentimiento de soledad es cobrar consciencia de que nadie está predestinado a sufrir a causa de ello. Se trata de un problema (no una condena) ante el cual es posible hallar soluciones, y no podemos dejar que ese pesimismo nos lleve a auto-sabotearnos o a ni siquiera intentar mejorar nuestra situación.

2. Buscar ayuda

Buscar ayuda es por un lado una medida eficaz para lograr conocer gente y/o estrechar lazos, y por el otro, es una declaración de intenciones: no tiene sentido plantearnos superar la soledad si vamos a estar ocultando nuestros sentimientos y vulnerabilidades.

Por supuesto, eso no significa intentar secuestrar emocionalmente a los demás dándoles lástima (algo que no aporta nada bueno a ninguna de las partes involucradas), sino dar una información relevante acerca de nosotros y de nuestro estado psicológico, y explorar posibles soluciones de manera conjunta, disponiendo de apoyo.

Dependiendo del grado de malestar que produzca ese sentimiento de soledad, es recomendable ir más allá de pedir ayuda a familiares y amigos y acudir a terapia psicológica. De este modo, un profesional abordará tu caso de manera personalizada y se comprometerá con aportar herramientas de mejora de la gestión emocional y de las estrategias de socialización y comunicación, y con realizar un seguimiento de tus progresos. Además, la psicoterapia puede ser lo que necesites para tratar posibles alteraciones psicológicas asociadas a la soledad: depresión, fobia social, etc.

3. Explotar el potencial de Internet

Actualmente, Internet hace posible conocer y entablar amistad con personas de casi todas las partes del mundo. Plataformas como redes sociales, foros o webs para aficionados a hobbies concretos son un medio en el que miles de personas entablan relaciones todos los días. Además, el hecho de no tener que iniciar una conversación cara a cara desde un principio facilita mucho las cosas, así como el hecho de tener perfiles en los que podemos leer y escribir acerca de los intereses y la manera de ser de cada uno.

Eso sí, asegúrate de poner límites a tu uso de estas plataformas digitales para que no absorban la mayoría de tu tiempo libre ni impidan que tengas acceso a relaciones cara a cara.

4. Cuidar de tu salud física y mental

Cuidarte no solo te permitirá tener una mejor imagen; además, te dotará de confianza en ti y reforzará tus habilidades de gestión de tus emociones, algo muy importante a la hora de establecer y mantener relaciones personales funcionales. Por eso, duerme las horas suficientes, mantén un buen nivel de higiene personal, mantente en forma realizando ejercicio con frecuencia, y come bien.

5. Mantenterte intelectualmente activo/a

Exponerte a la cultura te ayudará no solo a conocer mejor la sociedad en la que vives, sino también a conocer otros puntos de vista y a tener más posibilidades de encontrar puntos en común con los demás.

6. Escuchar y preocuparte por los demás

Dejar atrás el sentimiento de soledad no consiste solo en dejar que los demás satisfagan tus necesidades de conectar con alguien; se trata de un proceso bidireccional en el que ambos aportáis y os podéis sentir útiles. Por eso, asegúrate de estar ahí cuando los demás te necesiten, muestra interés por entender sus puntos de vista, y adopta los principios de la escucha activa. Solo si notas que exigen de ti bastante más de lo que te aportan, plantéate romper con esa dinámica.

Publicado en PSICOLOGIA Y MENTE

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: