¿Por qué la felicidad no es tan buena como parece?

La búsqueda de la felicidad es un signo de nuestros tiempos. Pero, como veremos más adelante, está demostrado que no es buscar la felicidad lo que nos hace felices. Entonces, ¿Qué hacer para ser felices? ¿Es la felicidad a lo que debemos aspirar en la vida? Si buscar la felicidad no nos hace felices, ¿Qué nos queda?

En este artículo trataremos de diferenciar la felicidad de la satisfacción. Siguiendo las conclusiones de investigaciones recientes y uno de los mejores escritos sobre la felicidad que jamás se hayan publicado, descubriremos el gran error del planteamiento común sobre la felicidad y la vida en la actualidad, y cuál es el verdadero secreto de tener una vida plena y satisfactoria.

Una experiencia real sobre el objetivo de la vida

En 1946, Viktor Frankl publicó el best seller El hombre en busca de sentido, en el que habla sobre sus experiencias en los campos de concentración nazisFrankl, psicólogo y neurólogo judío, fue capturado en septiembre de 1942, junto con sus padres y su esposa. Él sobrevivió, pero su familia no. En su libro, Frankl nos da la clave. La conclusión de su libro es clara.

La diferencia entre los que vivieron y los que murieron se reducía a una sola cosa: el significado.

Frankl trabajó como terapeuta en los campos de concentración. En su libro, cuenta el ejemplo de dos reclusos suicidas que encontró allí. Como muchos otros, estos hombres se sentían sin esperanzas. Frankl escribió que, en ambos casos, era una cuestión de conseguir que se dieran cuenta de que la vida todavía estaba esperando algo de ellos.

Y es que, según Frankl, todo se puede tomar de un hombre menos una cosa: la última de las libertades humanas, que no es otra que elegir su actitud en cualquier conjunto de circunstancias, la de elegir su propio camino.

Frankl observó, en los campos de concentración nazi, que las personas que encuentran significado incluso en las circunstancias más terribles eran mucho más resistentes al sufrimiento que los que no lo hacían.

El sentido de la vida y la situación actual

Este mensaje atemporal de Frankl puede parecer que está en contradicción con nuestra cultura actual, en la que parece que la gente está más interesada y comprometida con la búsqueda de la felicidad individual que en la búsqueda de sentido. Al menos, eso es lo que nos quieren vender (y con bastante éxito, por cierto).

Diferentes encuestas e investigaciones en las que se compara la satisfacción de la gente que busca la felicidad con la que busca el sentido de la vida ofrecen resultados muy interesantes, sobre los que merece la pena reflexionar.

En este sentido, en diversas encuestas se puede apreciar como un porcentaje muy amplio de la población no ha descubierto un propósito en su vida que les resulte satisfactorio, independientemente de que sientan satisfechas sus necesidades inmediatas.

Felicidad Vs Significado

La investigación ha demostrado que el tener un propósito y significado en la vida aumenta el bienestar general y la satisfacción, mejora la salud mental y física, aumenta la resistencia, fortalece la autoestima y disminuye las posibilidades de depresión. Sin embargo, la búsqueda decidida de la felicidad está haciendo que las personas sean menos felices, según una investigación reciente.

Publicado en LA MENTE ES MARAVILLOSA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: