Lograr el bienestar psicológico no depende solo de uno mismo

Decía el filósofo Albert Schweitzer que estar bien es algo más que tener buena salud, es también una actitud mental. Esta idea como tal es lógica y significativa, es cierto. Aunque buena parte de las veces, lograr el bienestar psicológico no depende solo de nuestra actitud ante las cosas. Al fin y al cabo, lo que nos rodea también nos marca y eso no siempre se puede controlar.

Señala Igor Grossmann, profesor de Psicología Científica de la Universidad de Waterloo (Canadá), que somos una sociedad cada vez más individualista. Es un hecho que se viene evidenciando desde el último siglo y que ahora, en plena era tecnológica, llega a su punto álgido. Esto hace, por ejemplo, que lleguemos a asumir que la felicidad es algo que uno mismo debe labrarse mediante fuerza de voluntad y empeño.

Nos decimos también que con motivación se consigue cualquier meta, que si uno se empeña puede con todo y que para estar bien, basta con alimentar pensamientos optimistas. Sin embargo, colocar en hombros propios toda la responsabilidad del bienestar es algo peligroso. Porque a la mínima todo puede desvanecerse. No todo está bajo nuestro control, ni depende de nosotros mismos.

A veces, el destino nos da un revés tan inesperado como doloroso. En ocasiones, las personas que nos rodean se van, nos traicionan o nos decepcionan. Ante estas situaciones solo cabe tomar conciencia de que ser feliz no está al 100 % en manos de uno, la adversidad es a veces es factor caótico que nadie puede prever.

Publicado en LA MENTE ES MARAVILLOSA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: