La Unión Europea impulsará la sostenibilidad en la moda con un programa pionero de reciclaje a gran escala

De la mano de 12 compañías líderes de la industria textil y de la moda, como Adidas o el grupo sueco H&M —ninguna de origen español—, la Unión Europea fomentará de manera activa el reciclaje a gran escala de desechos textiles, impulsando, mediante el proyecto pionero “New Cotton Project”, la utilización de la nueva tecnología patentada de la compañía finlandesa Infinited Fiber Company (IFB). La cual permite transformar en fibras perfectamente reutilizables, y similares al algodón, las obtenidas de los desechos textiles que actualmente son incinerados o depositados en vertederos.

Haciendo uso de esta tecnología, se logrará reducir de manera considerable el uso de recursos y de materia virgen destinada a la confección textil, apostando frente a ello por el empleo de estas nuevas fibras recicladas, denominadas bajo el apelativo de “New Cotton”. Fibras que IFB es capaz de obtener al extraer el algodón, mediante su proceso patentado, de las prendas ricas en este material, así como de aquellas fabricadas mediante una composición mixta o con base en materias primas como la celulosa.

“Este proyecto”, apuntan desde la Comisión Europea, “demostrará que la circularidad, la producción sostenible y un consumo responsable pueden ser una realidad”. “Reuniendo en torno a él a toda una cadena de valor basada en la circularidad, demostraremos cómo los desechos textiles postconsumo pueden reciclarse mediante la tecnología de IFC, transformándose en nuevas fibras y tejidos con un impacto ambiental considerablemente menor, al tiempo que logramos satisfacer las altas exigencias tanto de las marcas como de los consumidores”. Será así, “en colaboración con marcas líderes de escala mundial”, como estos “tejidos regenerados ‘New Cotton’ se terminarán convirtiendo en prendas de vestir y se pondrán a la venta para que los consumidores de cada mercado puedan validarlos”.

“Estamos muy emocionados y orgullosos de poder liderar este proyecto, que abre nuevos avances en el camino para hacer realidad la circularidad en la industria textil”, explica por su parte Petri Alava, cofundador y director ejecutivo de Infinited Fiber Company. “El entusiasmo y el compromiso”, añadía, “con el que todo el consorcio se ha unido para trabajar por un futuro más limpio y sostenible para la moda, es realmente inspirador”.

Un proyecto a 3 años financiado con más de 6,7 millones de euros

Bajo el nombre de “New Cotton Project”, el nuevo programa permanecerá en activo hasta el próximo 30 de septiembre de 2023. Destinándose desde la Unión Europea para su desarrollo un dotación de más de 6,7 millones de euros, a repartir entre todas las 12 empresas participantes. Montante total del cual 2,16 millones irán a parar a la compañía finlandesa dueña de la tecnología Infinited Fiber Company; 206 mil euros a la compañía Frankenhuis de los Países Bajos; 885 mil euros a la alemana Adidas; otros más de 500 mil euros a la sueca H&M; más de 680 mil euros al centro educativo finlandés Kaakkois-Suomen; 199 mil euros a la compañía textil portuguesa Inovafil Fiacao; 437 mil euros a la empresa textil eslovaca Tekstina; 233 mil euros a la compañía turca Kipas Mencusat; 500 mil al también centro educativo finlandés Aalto Kokeakoulusaatio; 562 mil euros al la sueca Rise; y por último 232 mil y más de 85 mil euros, respectivamente, a las compañías con sede en los Países Bajos Fashion for Good y Revolve Waste.

Cada una de las compañías, empresas líderes en sus respectivos ámbitos de actuación, se encargarán de supervisar y desarrollar cada una de las partes de un proyecto que liderará la finlandesa IFB, encargada a su vez de la recolección, clasificación y regeneración de las fibras. Material que más tarde se utilizará para crear los diferentes tipos de tejidos de las ropas y artículos que se encargarán de diseñar, fabricar y vender desde Adidas a H&M. Marcas que pondrán a su vez en marcha un proceso de recogida de prendas usadas, desde el que se evaluará la siguiente fase a la que deberá avanzar una vez terminen su vida útil. Siendo recicladas en cualquier caso todas aquellas prendas que no pueda ser usadas nuevamente, contribuyendo así a la plena circularidad de la industria y al nulo desperdicio de materia prima.

“Cada segundo, el equivalente a un camión de basura de material textil se tira a un vertedero o se quema, con un enorme coste ambiental y social”, explican desde la Comisión Europea, al tiempo que no dudan en apuntar al sector textil como “una de las industrias más contaminantes, pues produce 1.200 millones de toneladas de CO2 al año, más que los vuelos internacionales y que el transporte marítimo”. En este sentido, “se prevé que el consumo de ropa aumente a 102 millones de toneladas para 2030, un crecimiento del +63 por ciento, equivalente a 500 mil millones de camisetas”.

Como resultado de esa tendencia, “son aún más críticos los desafíos a los que deberá hacer frente este proyecto”, en el que “la industria textil, junto a los organismos gubernamentales, las organizaciones ambientales y los consumidores”, trabajarán de manera conjunta para impulsar “el cambio hacia una producción y un consumo sostenibles”. “Hay una voluntad de cambio, y una urgente necesidad de acometerlo”, apostillan desde la Comisión Europea.

Fuente: FashionUnited

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: